Venezuela conmemoró a las víctimas del Holocausto

Venezuela conmemoró a las víctimas del Holocausto

Las sillas rojas del teatro Municipal de Chacao se fueron ocupando por todos los asistentes para la “Conmemoración en Memoria de las víctimas del Holocausto” el pasado 5 de febrero.

El evento empezó con el orador venezolano, Victor Mendoza y con la participación de los concejales municipales de Chacao, Baruta y El Hatillo, además de contar con la participación de las Academias Nacionales y la Comunidad Judía de Venezuela. Por otra parte, asistieron diplomáticos, embajadores, el Secretario General del Colegio de Periodistas de Venezuela, Nestor Garrido, rabinos y diversas congregaciones religiosas para rememorar a las víctimas del Shoá.

Para el 01 noviembre de 2005 la Organización de las Naciones Unidas (ONU) mediante la Resolución No. 60/7 decretó que cada 27 de enero sería el día Internacional de Conmemoración en Memoria de las Víctimas del Holocausto, razón por la que el Coordinador Residente y Coordinador Humanitario de la ONU Venezuela, Gianluca Rampolla del Tindaro expresó:

“Recordamos a las seis millones de personas que perdieron la vida a mano de los nazis, así como todos aquellos que sobrevivieron (…) Me conmueve pensar que tantas victimas durante el holocausto se dieran obligados a transformar su idea de hogar y pertenencia a tiempo que tenían que afrontar los ataques antisemitas”

Asimismo, agregó “Debemos hacer frente a las falsedades con hechos; a la ignorancia con la educación; a la indiferencia con el compromiso. No debemos bajar la guardia porque lo que sucedió podría volver a suceder. Este año el eslogan para conmemorar el día del Holocausto es: Hogar y pertenecía”.

En medio de la presentación, el público presente se puso de pie y con la energía más genuina les brindaron un sinfín de aplausos a tres sobrevivientes que han sido parte de la historia, Nusia Wacher, Julia Cohen y Heidy Katz.

Siguiendo con el evento, el Presidente del Comité Venezolano de Yad Vashem y la periodista, poeta y editora, Raquel Markus alzaron sus voces para dar dos testimonios de las víctimas del Shoá:

“Fany Steinmetz, nació el 10 de febrero de 1923 en Tiacovo, Checoslovaquia.

Cuando los alemanes invadieron el país, con apoyo húngaro, fue llevada junto con su familia al gueto, de donde partieron en el primer transporte hacia Auschwitz.

“No creímos que íbamos a poder contar lo que pasó. ¿Quién puede contar tantas barbaridades? Y lo que cuento es apenas lo que cabe bajo una uña, lo que puedo recordar. Son muchos años los que han pasado. Pero yo quisiera que no se olvide”

Poco antes de ser liberado ese campo de concentración, emprendió una travesía por otros dos campos hasta la liberación definitiva. En 1947, ya casada, llegó a Venezuela, en donde tuvo dos hijos.

Falleció en EEUU, a la edad de 99 años, el 23 de diciembre de 2022″

Para culminar, con lágrimas de los asistentes se presentó un monólogo del actor, productor y director teatral, Yvo Bitton, titulado: “Hasta el último momento”, basado en textos originales del Diario de Anna Frank.

El Comité Venezolano de Yad Vashem, sobrevivientes del Holocausto, la Confederación de Asociaciones Israelitas de Venezuela, Espacio Anna Frank y el Sistema Educativo Comunitario fueron parte fundamental para conmemorar a la primera, segunda, tercera y cuarta generación de los sobrevivientes del holocausto que asistieron a conmemorar su pasado en la humanidad.

El poema con que se rindió honor a toda la historia, escrito por Raquel Markus y recitado por su hija, Samantha Finckler Markus.

NADA

Se construyeron monolitos de cemento
y tumbas simbólicas sin nombres
ni apellidos.

Se erigieron museos dedicados al horror
y monumentos que impresionan por su arte.

Se colocaron zapatos de bronce frente a un río.

Se amontonaron pilas de maletas que no llegaron a destino.

Se revelaron fotografías que retratan cuerpos famélicos y agotados.

Se sacaron publicaciones que cuentan
y muestran lo que nunca debió ocurrir.

Se proyectaron
películas que conmueven hasta las lágrimas.

Hubo algunos juicios y algunas sentencias.

Los testimonios quedaron grabados, editados y resguardados…

Todo para llenar el vacío de la nada…
con algo, con todo, con poco;
pues no hay forma de llenar el vacío de la muerte…

El vacío de seis millones de muertes.

De seis millones de nada.

Nada, así como suena.

Nada en singular.

La nada no se puede conjugar en plural.

La nada es única y eterna.

La nada es indivisible e inevitable.

No hay seis millones de nada.

Hay una sola y absoluta nada.

 

Fragmento del poema.

Deja un comentario