Crónicas de un loco

Crónicas de un loco

Ella quería salir,
caminar al borde del abismo,
sin miedo.

Despreciaba a los chicos
que desprendían romance por los poros,
pues, su libertad parecía ilimitada.

Con el tiempo, descubrió que era agua, sal, azufre.

¡El infierno en zapatos Converse!

Aprendió a someterte a juicio.
Con tan solo mirarte,
te llevaba a la muerte.

“Vale la pena enamorarse en primavera,
aunque luego llegue el invierno” – solía decir
…y los meses no pasaban para ella.

Era una delincuente,
una asesina en serie.

Si me preguntan,
yo estaría dispuesto a iniciar
una historia junto ella
con una taza de café…

Deja un comentario